26 C
Cancún
viernes 28 de enero del 2022
Home » Cancún, la eterna corrupción en el INM y los filtros migratorios.
QUINTANA ROO

Cancún, la eterna corrupción en el INM y los filtros migratorios.

COLUMNA/ POR VÍCTOR FLORES

La política de persecución, extorsiones y corrupción que se aplica en el Instituto Nacional de Migración (INM) es un mal arraigado desde hace muchos años tanto en las oficinas de la delegación en Quintana Roo, como en los filtros migratorios del Aeropuerto Internacional de Cancún (AIC), un cáncer que ha ido creciendo conforme crece al flujo turístico y de viajeros internacionales hacia el Caribe mexicano.

Desde hace más de 20 años, el filtro migratorio en el aeropuerto se convirtió en un lucrativo negocio, que pasó del ordenamiento legal a lo ilegal, a ser un “botín” de agentes migratorios, delegados, abogados y comisionado que han conformado una red delictiva de extorsiones, abusos, violación a los derechos humanos y la privación ilegal de la libertad a los extranjeros.

En los últimos 15 años, han pasado 14 delegados por la oficina del INM en Cancún, nada ha cambiado, todos han caído en la tentación que representa el millonario negocio de la extorsión a extranjeros en el aeropuerto de Cancún.

No es un secreto que en los filtros de la terminal aérea, hay una “cacería” de extranjeros, a los que se retiene con fines de corrupción, se les apresa, secuestra y hostiga para que paguen una “cuota”, un derecho de piso para entrar al territorio mexicano, tengan o no sus documentos en regla.

Las cuotas o más bien las extorsiones, van de mil y hasta 3 mil dólares por persona, menor costo para los que traen documentos en regla y mayor pago para los que buscan entrar ilegalmente.

Hay una consigna muy marcada para quienes proviene de países sudamericanos y centroamericanos, como Cuba, Venezuela, Colombia, Perú, Costa Rica, Argentina y Brasil, también para los asiáticos y europeos, procedentes de China, Japón, India, Rusia, Ucrania, Kazajistan, Pakistán, Líbano, Serbia e Inglaterra por mencionar algunos.

Las denuncias públicas de los hechos de corrupción e ilegalidades que imperan en el INM, han aumentado en últimas fechas, los agentes se han desbocado y mantienen saturadas las celdas de la Estación Migratoria. Ubicada en la avenida Luis Donaldo Colosio y un albergue que funciona como cárcel clandestina.

Ahí son recluidos los turistas y extranjeros que son retenidos en el aeropuerto, viven una pesadilla, permanecen incomunicados, prácticamente secuestrados, privados de su libertad, hasta que pagan o son deportados.

Esthela una chica sudamericana reveló que pasó 11 días en ese infierno, en una celda con otras 8 mujeres, camas de concreto y una colchoneta sucia, con poca agua, mala comida y sin poder cambiarse de ropa durante varios días porque sus maletas, artículos personales, teléfono celular y dinero había sido asegurado.

Reveló que en total en la Estación Migratoria habían más de 60 personas retenidas entre hombres y mujeres, algunas de ellas hasta con tres meses encerradas en ese lugar.

Gabriela una joven de Costa Rica, que venía de vacaciones a disfrutar de las playas de Cancún y Tulum,  y al cumpleaños de una amiga, con todos sus papeles en regla, fue retenida durante tres días y deportada a su país, por no pagar la cuota.

Acusó que fue maltratada e incomunicada, que habían más de 45 personas detenidas en el lugar a donde la llevaron, una “cárcel clandestina”, sin las más mínimas medidas de higiene y anticovid.

Días antes, un grupo de cuatro familias, 25 personas en total, procedentes de kirguistan y  Kazajistán, fueron retenidas ilegalmente, ya que contaban con sus documentos en regla y los agentes les exigieron dinero, 3 mil dólares por persona para quedar en libertad y entrar al país, una denuncia que hizo pública su abogado José Luis Navarro González.

La coordinadora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  en la zona norte de Quintana Roo (COINDH),  Lilia Pérez Rodríguez, denunció que estas acciones de los agentes migratorios son recurrentes y como defensores de los derechos humanos se les niega la entrada a ver las condiciones en que se encuentran los extranjeros retenidos.

Las víctimas han denunciado tortura sicológica, secuestro, amenazas, maltrato y extorsiones para ser liberadas.

La corrupción y vicios que imperan en el INM y la Estación Migratoria de Cancún, se ejecutan con en total impunidad, debido a que los extranjeros desconocen sus derechos.

Turistas han sufrido las consecuencias de la corrupción y así como extranjeros que buscan el sueño caribeño y solo llegan para enfrentar una pesadilla.

En contra parte, producto de la misma corrupción, los filtros migratorios, se han convertido en una coladera de delincuentes internacionales.

Hace unos años un ex delegado del INM me confió “a Cancún viene de todo, es imposible detectar a todos los malos”, esto porque destinos del Caribe mexicano, como Tulum, Playa del Carmen y Cancún, se han convertido en refugio de delincuentes y asesinos de los más buscados por el FBI, con “ficha roja” que han sido detenidos en estos destinos por la Interpol, pero que en los filtros migratorios del aeropuerto extrañamente no fueron detectados.

Se habla incluso de tráfico de indocumentados, de grupos de chinos que han pagado para entrar ilegalmente para llegar a los Estados Unidos, no es casualidad que cuando llegan grupos de extranjeros, estos sean retenidos ilegalmente para obtener dinero.

Abogados de turistas y defensores de los derechos humanos, denuncian que existe una red de corrupción y delincuencia organizada al interior del INM, donde el “botín” por estas prácticas ilegales es millonario, considerando que cobran de mil a 3 mil dólares por persona retenida y cada semana detienen y arraigan entre 50 y 100 extranjeros.

Países como España, ha alertado a sus connacionales a tener cuidado de viajar al Caribe mexicano, debido a la corrupción que impera en el Aeropuerto Internacional de Cancún, específicamente en los filtros migratorios, donde se les engaña a los turistas que se les harán una prueba Covid-19 y son llevados y secuestrados en la Estación Migratoria.

Amnistía Internacional ya denunció los abusos en el aeropuerto de Cancún, por la persecución y deportaciones ilegales, hay una queja del gobierno de Colombia al gobierno mexicano, específicamente ante el canciller Marcelo Ebrard.

Urge que la 4T ponga un alto, a la arraigada corrupción de agente de Migración en el Aeropuerto de Cancún, un mal que ya trasciende las fronteras, que tensa las relaciones diplomáticas y que indudablemente daña la imagen del Caribe mexicano, porque son cientos de turistas los que son extorsionados a su llegada y otros que son deportados ilegalmente.

Espero sus comentarios, opiniones y sugerencias en Sin Reserva vfloresh@hotmail.com

 

 

 

 

 

Lee más

“El Crucero” de Cancún estrena imagen urbana: Carlos Joaquín

sinreserva

Laura Beristáin autoriza de manera ilegal más parquímetros en macha urbana de Playa del Carmen

sinreserva

Contra las enfermedades crónicas, la SESA aplica más acciones preventivas y mejores controles de diagnóstico a quienes las padecen

Víctor Flores

Este sitio web usa cookies para mejor tu experiencia. Te aseguramos que todo está bien con este portal de noticias. Aceptar y cerrar Leer más

Privacidad y políticas de coockies